¿Qué es la crononutrición?¿Mito o realidad?

¿Es malo cenar fruta?

¿Da igual comer huevo en el desayuno que en la comida?

¿Por qué me apetece tanto el chocolate por la tarde o en la noche?

Estas y muchas más preguntas nos las hacen todos los días nuestros pacientes. Y es natural, casi todos los medios de comunicación, sobretodo las redes sociales, no dejan de bombardearnos con informaciones confusas, dietas e ideas tan peregrinas como desafortunadas.

Lo realmente cierto, es que quién quiera comprender cuál es la alimentación correcta a lo largo del día debe conocer los conceptos y bases de la crononutrición, disciplina biomédica integrada en la cronobiología.

Precisamente el Nobel de medicina de este año ha sido otorgado a tres médicos norteamericanos por sus descubrimientos en la ciencia que estudia el comportamiento de nuestro organismo según el momento del día. Entre otras cosas, explican como nuestro sistema neuroendocrino segrega unas u otras hormonas según la luz diurna/nocturna que vamos percibiendo.

Nuestro comportamiento fisiológico no ha evolucionado tanto como creemos. Tenemos una serie de elementos como la luz eléctrica que alteran nuestro ritmo diario pero nuestro organismo sigue teniendo las mismas respuestas como la de los cavernícolas: al amanecer comenzamos a segregar hormonas despertadoras (como la dopamina) para prepararnos a “cazar”. Según avanza el atardecer segregamos otras diferentes para facilitarnos el sosiego (serotonina) y que al anochecer se transforme en melatonina, hormona que induce el sueño para que una vez dormidos nuestro organismo se recupere de todo lo gastado durante el día.

La crononutrición nos hace comprender qué tipo de necesidades, tanto en hábitos como en la alimentación, nos hace falta según va avanzando el día. En otras palabras, cuando rompemos este ritmo diario y sus necesidades en mayor o menor medida, aparecen enfermedades asociadas al estilo de vida “moderno” como obesidad, hipertensión, cáncer, etc.

Dietas adaptadas a nuestro ritmo de vida

Ya hace más de una década que añadí en CEOME estos conocimientos a nuestros tratamientos dietéticos. Son las dietas que nuestro paciente reconoce inmediatamente porque son las que marcan distintas pautas y alimentos según en qué momento del día sea y según qué ritmo laboral tenga el paciente (guardias o turnos nocturnos).

Con este tipo de dietas estamos acostumbrados a que nos pregunten con curiosidad por que en una dieta ponemos el huevo solo para el desayuno y en otras en cambio es solo para la cena y con determinadas verduras o por que el queso es siempre mejor en merienda o porque a veces permitimos cenas aisladas de fruta.

Una combinación de las diferentes dietas basadas en estos principios cronobiológicos junto con aquellas que se basan en los índices glucémico, gasto energético o balance proteico facilitan el éxito del tratamiento. Durante el tratamiento hacemos hincapié en que el paciente vaya observando cómo mejora su bienestar según va modificando su alimentación para que al final sepa aplicarlo para sí y para los suyos.

Dr. Adrián Molero
Dr. Adrián Molero

Clínica Alicante

Miércoles 13:00 – 20:00
Jueves 9:30 – 19:30
Viernes 09:00 – 14:00

Clínica Murcia

Martes 9:00 – 20:00
Nuestras ventajas

Tratamiento para la obesidad, el bajo peso, síndrome metabólico y otras patologías.

Consolidación de hábitos saludables alimentarios.

Para superar problemas de salud tales como el cansancio crónico, estrés, alergias, diversas infecciones, trastornos del humor y del sueño, alteraciones del apetito, etc

Solicita una consulta con CEOME

Con nuestro método CEOME, enseñamos a comer modificando esos malos hábitos que impiden que alcances tu peso ideal.

Soy mayor de 14, he leído y acepto el aviso legal

Consiento recibir comunicaciones comerciales.