Un ayuno pautado por la biología

El ayuno intermitente es una práctica natural que ha existido siempre, pero no de la manera en la que hoy en día se aplica. Existen modas que podemos denominar “dietéticas” que se inventan fórmulas mágicas para perder peso, pero la magia poco tiene que ver con un correcto hábito alimenticio. El auténtico ayuno intermitente es que el que viene pautado por la biología de nuestro cuerpo, muy en sintonía con la naturaleza

Hasta mitad del siglo XX, en todo el planeta existía hambruna. Pese a que el panorama económico internacional ha evolucionado, hoy en día en partes de nuestro “rico” mundo sigue habiendo gente que pasa hambre de manera regular. Como veis, esta hambruna no es más que un ayuno intermitente, sólo que los motivos por los que se produce son bien distintos.

Además, también de tiempos inmemorables, motivados por religiosos o filosóficos y relacionados con las técnicas de meditación, muchas personas practican lo que se conoce como ayuno prolongado, que no es exactamente igual que el ayuno intermitente y del que, en breve, profundizaremos.

Al ayuno intermitente tal y como actualmente está concebido, es un invento, una forma más de tratar de comer por una sociedad harta de comer. Es lo que, a través de dichos populares ya conocemos, “menos plato, y más zapato” o “como de todo, pero poquito”. Evidentemente quienes hacen de estos saberes populares su modo de vida, serán delgados pero tener por seguro que no ENTIENDEN cual es la solución al sobrepeso.

 EN CEOME al iniciar un tratamiento contra la obesidad o el sobrepeso, en primer lugar le quitamos el hambre a todos nuestros pacientes, tanto emocional como física.

El ayuno intermitente te permite encontrarte endocrinológicamente bien, pero adelgazar no te adelgaza. El correcto ayuno intermitente es el que nos da nuestra biología.

Pensad!!! por muchos avances tecnológicos que haya en nuestra sociedad, el ser humano, hembra o macho, sigue siendo un hombre de cromañón. Mal alto, con menos pelo, se supone que más inteligente, evidentemente no todos, pero nuestra biología continúa funcionando igual, en paralelo a la luz solar, y como sucede con el resto de seres del mundo animal.

Cuando sale el sol, todo nuestro cuerpo empieza a despertar. Comienzan a aumentar las hormonas que nos ayudan a tener energía, que nos espabilan para afrontar las horas de sol que vienen por delante. Nuestro cerebro se llena de dopamina y catecolamina.

Mientras el cromañón salía de su cueva, corría, cazaba, recolectaba…. El ser humano del siglo XXI salimos de nuestras casas, cogemos el coche, o el transporte público, llegamos a nuestros lugares de trabajo, trabajamos, paramos para almorzar, seguimos trabajando, y así hasta nuestro regreso al hogar (y más en estos tiempos donde hasta la práctica deportiva se está viendo restringida).

A lo largo de esas horas de luz solar (más en verano, menos en invierno) la seratonina cobra protagonismo biológico y provoca un estado de tranquilidad, sosiego tras ese chute de energía inicial.

Cuando el sol se esconde y la luz natural se extingue, es cuando se segrega la melatonina, la hormona del sueño….

El problema estriba en que, en la sociedad actual, cuando el sol se va continuamos teniendo actividad y, por ende, comiendo. Esta sobreactividad provoca, en muchas ocasiones, trastornos del sueño, síndromes como el de la luz azul… que a su vez conllevan un factor de riesgo, la obesidad. Todo está relacionado.

Si siguiéramos nuestro ciclo vital biológico, en paralelo con la luz solar, cuándo esta desaparece, dejamos de comer, pero al mismo tiempo, para que las hormonas que segregan nuestro cuerpo vayan al ritmo de nuestra actividad, deberíamos reducirla. Ese es el auténtico ayuno intermitente, comer con la luz solar, seguir nuestro ritmo endocrinológico, que es lo que desde CEOME llamamos cronobiología, una rama de la endocrinología que, tal y como está demostrado, contribuye a reducir la obesidad y a favorecer el peso de nuestros pacientes.

En CEOME utilizamos un amplio abanico de técnicas para ayudar a nuestros pacientes a alcanzar su peso ideal, combatiendo el hambre emocional y físico y a inculcar hábitos saludables de alimenticios, ajenos a fórmulas mágicas y modas.

ÚLTIMOS POSTS

Dra. Reyes Salvatierra
Dra. Reyes Salvatierra

Clínica Alicante

Miércoles 16:30 - 19:30
Jueves 9:30 - 14:30
15:30 - 20:00
Viernes 09:30 - 14:30

Clínica Murcia

Martes 9:00 - 14:00
15:00 - 20:00
Miércoles 16:30 - 19:30
Nuestras ventajas

Tratamiento para la obesidad, el bajo peso, síndrome metabólico y otras patologías.

Consolidación de hábitos saludables alimentarios.

Para superar problemas de salud tales como el cansancio crónico, estrés, alergias, diversas infecciones, trastornos del humor y del sueño, alteraciones del apetito, etc

Solicita una consulta con CEOME

Con nuestro método CEOME, enseñamos a comer modificando esos malos hábitos que impiden que alcances tu peso ideal.

    Soy mayor de 14, he leído y acepto el aviso legal

    Consiento recibir comunicaciones comerciales.